Sex&CDMX

¿Las mujeres no pueden?

Desde pequeña comencé a amar el fútbol, así como otros deportes, en su mayoría olímpicos, y eran en esos últimos donde veía siempre a las mujeres competir y escuchaba a algunas ex deportistas contar sus anécdotas. Y de apoco me interesaba más en llegar a hacer lo que ellas hacían.

Crecí viendo a mí que mi papá ocupaba sus ratos libres para ver algún partido de fútbol en la televisión, y ahí estaba yo para sentarme junto a él, mientras escuchaba sus anécdotas sobre jugadores retirados y partidos de otras temporadas. Y del fútbol pasábamos a los Juegos Olímpicos o cualquier otro torneo en curso, y siempre era así.

De apoco los partidos se iban complementando con los noticieros deportivos, donde desfilaban todo tipo de especialistas, desde el que conocía la liga mexicana de pies a cabeza, el ex árbitro que sabía todo el reglamento, hasta aquel que sabía pronunciar correctamente los apellidos de los jugadores alemanes, mismos que se veían “complementados” por una mujer, joven, bonita que nunca aportaba, más que leer las bases de algún concurso.

Para entonces yo quería en algún momento dedicar al menos una parte de mi vida a la prensa deportiva. Sin embargo la forma en la que veía representada a las mujeres no estaba ni cerca de lo que yo quería ser.

Tiempo después viendo un noticiero apareció una mujer, que podía opinar sobre lo que pasaba en las ligas, tenía un lugar. Y al poco tiempo de eso tenía el control de todo, explicaba las estadísticas y en ocasiones hasta corregía a sus compañeros cuando se les iba a un dato. Después ya no era solamente una, eran dos, tres y así cada vez más y más mujeres las que tomaban el control de los programas deportivos.

Y entonces me di cuenta que podía hacerlo, ya no era más una locura. Ahí decidí que estudiaría algo relacionado al periodismo. Sin embargo el camino para llegar a donde estoy fue complicado, porque me topé con decenas de “No puedes”. Y el único motivo por el cual no podía era el mismo: “Eres mujer”.

Para fortuna mía, en el camino, tras las negativas, aparecía alguien motivándome a seguir, alguien que me decía que “Sí se puede”. Siempre había alguien que se animaba a darme un lugar. Y así fue como pasé de apoyar a un compañero de preparatoria en el torneo de fútbol, a coordinar la zona de prensa del Mundial Universitario de Levantamiento de Pesas 2016 y a escribir sobre el mundial femenil 2019 en el Diario donde trabajo. Y lo demás, se está construyendo día a día.

Porque sí, las mujeres sí podemos, y es importante que desde pequeñas nos enseñen que podemos lograr cualquier cosa que queramos, porque ser mujer no nos impide soñar en grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: