Sex&CDMX

Dejemos de vernos a través de los ojos de los hombres

Crecí en una familia de puras mujeres, ninguna de ellas ha necesitado de un hombre a su lado para salir adelante, ese fue el mensaje con el que crecí pero al mismo tiempo, conforme salía al mundo, mi mamá me decía que me diera a desear, que me pagaran todo cuando me invitaran a salir y que me dejaran en la puerta de mi casa. Para ser sincera, vivía muy confundida pues esperaba que un hombre me tratara como princesa pero al mismo tiempo quería vivir mi vida como se me antojara.

La verdad, es que hasta hace unos años, yo no me consideraba feminista, creía que éste término solamente iba para mujeres súper masculinas y con vello corporal… I know. Siempre me ha gustado el maquillaje y los vestidos y ser femenina, por lo tanto, unas locas que se dejaban el vello en las piernas y en las axilas, no me representaban, mucho menos aquellas que odiaban a los hombres y que no dejaban que les pagaran la cuenta.

En la universidad hice de todo para que una amiga fuera más femenina, llevarla a que le quitaran el vello facial, regalarle maquillaje, cremas y un sin fin de cosas para que “se viera mejor”. No voy a negar que hice un buen trabajo y al final, logré que mi amiga aprendiera a maquillarse y a vestirse “como una señorita” pero ahora sé que lo hice por las razones equivocadas. Si lees esto, perdóname Katita.

Ahora me doy cuenta que tenía tanta necesidad de gustarle a los hombres, que pensaba que la apariencia física era lo más importante. No me malentiendan, me sigue gustando el maquillaje y los vestidos y sigo depilando mi cuerpo pero porque a mi me gusta hacerlo, ya no lo hago por la aprobación de un tercero o porque crea que tengo que hacerlo para verme bien y que me acepten o porque en mi inconsciente esté grabado el hecho de que tengo que ser una “chavita bien“, sin celulitis, sin estrias y con todo en su debido lugar.

Desgraciadamente vivimos presas de las costumbres, de lo que vemos en las revistas, en la tv y sobre todo, en las redes sociales. Estamos bombardeadas de cuerpos perfectos, cara simétricas y cabello espectacular, nos vemos en el espejo y no nos parecemos en nada a esas mujeres que aparecen en las pantallas, ni siquiera nos parecemos a las modelos plus size porque, a pesar de que son de una talla más grande que el resto, siguen teniendo el estómago plano y las medidas casi perfectas. Pareciera que nunca vamos a poder ser perfectas para gustarle al crush de nuestros sueños, para envejecer “con dignidad”, para ser la madre perfecta o la esposa trofeo.

Y, ¿a dónde quiero llegar con todo esto? Tenemos que dejar de vernos a través de los ojos de los hombres y no porque ellos sean los malos de la historia, si no porque debemos tomar nuestro poder de regreso como los seres fuertes que somos. Debemos dejar de criticar a una mujer por su forma de vestir, por la manera en la que vive su sexualidad, por su elección de ser madre o no, si quiere dedicar su vida a cuidar a sus hijos o a dirigir una empresa, por si se deja el vello en las axilas o en las piernas; todo esto NO nos define, no nos hace mejores o peores mujeres, solamente nos hace seres humanos.

Para ver un cambio real, debemos empezar desde nosotros, construir amistades fuertes y sinceras con las mujeres que nos rodean, dejar de intercambiar nuestro cuerpo por un poco de amor o aceptación, pues la verdadera aceptación comienza desde dentro, comenzar a vernos como los seres completos que somos y para las que son mamás, comenzar con educar a las niñas que pueden ser todo lo que quieran ser, forjar en su persona una autoestima por los cielos, que tengan claro que su cuerpo es de ellas y no le pertenece a nadie más y que vivan una sexualidad libre de prejuicios.

Por mi parte, he dejado de presionarme por siempre verme “bien”, de criticar a otras mujeres por cómo lucen o se visten, y sobre todo, a no sentirme mal por decir y expresar lo que siento aunque eso signifique “dejar de tener la aprobación” de los hombres y creo, que me gusta más esta versión de mi, amo ser mujer y sí, soy abiertamente feminista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: