Sex&CDMX

¿Te han acosado?

¿Te han acosado? Qué difícil pregunta, ¿no?

En mi opinión, a todas de una u otra manera nos han acosado o hecho sentir incómodas. El problema es que a veces nosotras mismas minimizamos lo sucedido, debido a pretextos o prejuicios que da la misma sociedad o el típico “los hombres son así.”

A mí me ha pasado varias veces ya sea en una fiesta, comiendo sola, en el gimnasio o una vez iba en mi carro de regreso de la universidad y para “mi mala suerte” me regresé medio tarde, venía en mi carro en la misma avenida que siempre tomaba de regreso, pero con lo que no contaba es que era viernes y casi 12 de la noche.

Estaba normal esperando a que el semáforo se pusiera en verde, a un lado un carro se detuvo, venía un grupo de puros chavos y a mi parecer venían enfiestados.

Emparejaron el carro con el mío, bajaron el vidrio y me empezaron a chiflar y a decir cosas como; “bonita, voltea”, “ya no te hagas, voltea”, yo seguí viendo el semáforo y le subí a la música, mis ojos estaban fijos en el semáforo rogando que se pusiera en verde para arrancarme rápido.

Cuando se puso el verde me arranqué y aceleré, el carro me siguió y se puso varias veces al lado de mi ventana, seguían gritando cosas y sacaron unas flores, que por un moento pensé que eran una pistola o algo, me gritaron algo, pero por la música que traía en el carro no entendía bien lo que decían solo veía que movían la mano como para que me orillara, no hice caso y me seguí, aceleré y decidí cambiar de camino y en vez de seguir por esa avenida, me incorporé a un puente y ellos se siguieron por la lateral.

Respiré y el aire regreso a mí, la adrenalina bajó y empecé a temblar y a toser, la verdad me espanté porque en vez de verlo como un “gesto romántico” fue todo lo contrario, yo pensé lo peor eran cinco chavos contra una, si me cerraban el paso o me hacían orillar pues no sabía que podía pasar.  

Regresé a mi casa y no conté nada porque no quería preocupar a mis papás, simplemente me calmé y pensé que me había expuesto y que mejor era evitar esa avenida de noche. 

Yo creo que pasa mucho que nos hacemos sentir culpables diciéndonos “que nos expusimos”, “que era muy noche para andar sola”, “que esa avenida estaba muy oscura”, etcétera. Todas esas cosas yo me las dije y hasta cierto punto me sentí culpable por ponerme en esa posición, da coraje pensar así y sentirse así, pero la verdad desde ahí jamás volví a pasar por esa avenida de noche, me iba por otro camino aunque fuera más largo pero que fuera vía rápida y con más gente.

El movimiento del 9 de marzo puede ser separatista, pero yo en lo personal lo apoyo. Si todas o la mayoría nos unimos y olvidamos rivalidades o prejuicios podemos demostrar que nuestra presencia es necesaria, tanto en el ámbito económico y moral, pero siento que el movimiento solo va a tener éxito y ayudará a probar que estamos cansadas de ir por la vida sintiéndonos vulnerables y presas fáciles, si lo respetamos y de verdad no salimos, porque de lo contrario vamos a quedar peor si lo tomamos como vacaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: