Hidden place

Cerveza artesanal, una nueva forma de conocer las delicias del mundo: Prócer

Desde mi poca experiencia, comparto un spot recién descubierto en la CDMX.

Pocas son las personas que conozco que no disfrutan de una buena cerveza, es como afirmar que el chocolate tampoco es del agrado de la gente, ¡meh, gran mentira!

Creo que como persona consciente de lo que bebía, la cerveza empezó a agradarme hasta bien entrada la mayoría de edad y no por las salidas casuales con amistades en preparatoria, sino por una persona en especial con la que conocer sobre sabores, texturas y aromas en dicha bebida me hizo cambiar la perspectiva de mi cerrado mundo. Lo cual me lleva a la siguiente recomendación, ¿quién dijo que no se puede disfrutar de una refrescante cerveza como afán de una cita? ¿O de la reunión entre dos personas cuya compañía sigue disfrutándose a través de los años? Uno a veces no comprende lo que las cosas significan para las personas, pero gracias a la que me enseñó un poco sobre cervezas artesanales fue que no solo comencé a entender lo que no comprendía, sino a formar un vínculo.

Prócer se ha hecho notar entre mis opciones al ser uno de esos spots que permanecen escondidos entre aceras concurridas en la ciudad. Puede incluso haber pasado desapercibido hasta que su notoriedad en redes lo ha hecho despegar.

Este acogedor sitio en el centro histórico con un ambiente relajado es perfecto para tomar un vinito o cerveza artesanal, también cuenta con carnes frías y quesos para maridar tus bebidas.

La barra es grande y con una abundante variedad de cervezas, desde las clásicas de Minerva, hasta aquellas con sabores afrutados o achocolatados. El recinto es amplio, con cierta oscuridad en el interior para despertar cierta intimidad y cercanía con los otros, con sillones acogedores y mesas amplias para los que llegan con múltiples amigos, pero también con mesas para dos para quienes aprovechan el spot para algo más íntimo.

Ya había estado en lugares similares como El depósito –por ejemplo- en el que el atractivo principal son los vastos refrigeradores con producto de todo el mundo, con hamburguesas jugosas y hotdogs de carne de ternero, más nunca estuve en uno cuyo concepto fuera ampliado al vino y te invitara a maridar distintas clases de platillos con bebidas. Claro, había oído los términos como sommelier de vino o té, pero no de cerveza; lo cual me pone a pensar que las especialidades están ampliando cada vez más sus horizontes y que nos animan a saborear bebidas y platillos que antes no nos habrían pasado por la cabeza.

Prócer es muy recomendable si se quiere algo distinto, íntimo y con afán de darse un gustito y por qué no, compartirlo con alguien más.

El ticket promedio es de aproximadamente $210.00 o $350.00 por persona y se encuentra en la calle Donceles  número 12, en el Centro Histórico.

Si se animan a ir, compártanos su experiencia en las redes de Runway México. Aprovechando un poquito, échense una vuelta por mi perfil de Instagram –mi anecdotario- y compártanme sus historias o más lugares que quieran conocer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: