ByteMe

El amor en los tiempos de Internet

Año 2014, vacaciones de primavera; estaba en el último año de universidad, un año atrás había terminado una relación larga y tóxica y también estaba aburrida. No recuerdo cómo me enteré de una “nueva app para ligar”, la busqué y descargué Tinder. La verdad no tenía idea de qué esperar o qué iba a pasar, solo quería divertirme, y así fue. En ese entonces apenas empezaba la fiebre de ligar por medio de apps; ya existían otras como WeChat o Badoo, pero Tinder era donde te podías encontrar a lo mejorcito del sexo opuesto. Conocí un montón de chicos, de todo tipo, aún no estaba la situación de la inseguridad tan alarmante como ahora, entonces sólo tomaba las precauciones básicas: si salía con alguien le avisaba a algún amigo dónde estaría y nos encontrábamos en un lugar público.

En ese entonces conocí a un tipo súper patán que sólo quería sexo, pero su primer speech fue que quería algo serio, así que yo, una universitaria que todavía no trabaja el amor propio, caí redondita y me obsesioné un poco con él. También conocí a otro con el que tuve muy buena química, pero no pasó a más, y finalmente conocí a otro que era lo que siempre había querido (superficialmente) y terminamos siendo novios. La verdad es que fue lindo mientras duró, después de unos meses las cosas se pusieron raras y no terminamos muy bien. Después de esa relación seguí usando la app y conocí a un puñado más de hombres, pero nada serio y la verdad es que llegó el punto en el que me fastidié de que “siempre me tocaran iguales” y la realidad es que yo siempre me fijaba en el mismo tipo de hombre, pero no me había caído el veinte.

Por un año, o quizá un poco más, no quise saber nada del sexo opuesto. Sin querer y sin proponérmelo, entré en una especie de celibato, tenía que trabajar en mí y conocerme realmente, saber exactamente qué era lo que quería del sexo opuesto. Muchos meses de terapia y de ir a lo más profundo de mí, me hicieron darme cuenta por qué elegía al mismo tipo de hombres, pero como la terapia no es magia y la vida no viene con instructivo, cuando creí que ya estaba lista para el amor, terminé en una no relación con un tipo que, a pesar de que me lastimó mucho, me hizo darme cuenta de muchas cosas que sigo trabajando a la fecha; después de eso salí con otro que resulto encajar en el mismo patrón de siempre. Y aquí es donde la frase “si no has aprendido la lección se te seguirá presentando en rostros diferentes” tomó un sentido totalmente real para mí.

A lo que quiero llegar es que las apps para ligar no son el demonio personificado en swipe left y swipe right, los verdaderos demonios son lo que llevamos dentro y no queremos exorcizar. Si eres una persona que no ha trabajado suficiente en sí misma, no sabe realmente qué es lo que quiere y busca amor en el exterior o llenar vacíos con sexo sin compromiso, las apps de ligue solamente le darán más poder a todos esos demonios, casi como un anabólico que los hará más fuertes y difíciles de controlar. Tampoco me malentiendas, si buscas sólo diversión está bien, pero que sea porque genuinamente quieres conocer gente sin tener ningún compromiso, porque si lo que quieres es conocer a alguien para algo serio, pero vas por ahí navegando con bandera de que sólo quieres diversión, la única lastimada vas a ser tú. Creo que esta es la lección más importante a la hora de aventurarte en las apps para ligar, que estés cien por ciento segura de qué es lo que buscas y no te de miedo pedirlo y sobre todo darlo.

Y bueno, como en mi mente ya siento que ahora sí ya sé exactamente qué es lo que quiero, pues volví a descargar algunas apps para ligar, abrí de nuevo mi cuenta de Tinder y Bumble y me bajé otra que no conocía que se llama Adopta a un chico. Si no conoces muy bien el funcionamiento de éstas, te doy una pequeña introducción.

Tinder y Bumble funcionan casi de la misma manera, ajustas el rango de edad y de distancia de las personas que te interesa conocer y te dedicas a mover tu dedito a la izquierda o derecha, la única diferencia es que en Bumble, ambas partes tienen una ventana de 24 horas para conversar, si ninguno de los dos lo hace, se pierde la conexión. Adopta un chico es una aplicación un tanto rara, los chicos son una especie de producto que tienen que describirse muy detalladamente y si te gusta, lo echas a tu carrito, tú también tienes que llenar tu perfil a detalle, lo bueno de esto es que gracias a esos filtros puedes saber un poco más del chico y no llevarte una sorpresa. También existe Happn, aunque casi no me gusta, pues funciona de acuerdo a tu ubicación, te manda notificaciones cuando te cruzas con alguien, y si le gustas o te gusta pueden interactuar. La verdad es que sí, dependiendo de la app te encuentras a cierto perfil de personas, en mi experiencia lo mejorcito está en Bumble o Adopta un chico, pero es cuestión de gustos.

Y bueno, ya sabemos que en estos días las precauciones que debemos de tomar son del triple que hace unos años. Ocupa tu sentido común siempre, si algo no te late de la persona con la que platicas, se pone muy intenso o te hace sentir incómoda, aprieta el botón de bloquear, siempre platica por lo menos un par de semanas antes de conocerse en persona, así sabrás si es una persona real o un psicópata; cuando queden de verse, que sea en un lugar público y mándale tu ubicación en tiempo real a un amigo; si la cita termina en algo más íntimo, procura que terminen en un hotel que tú elijas, nunca vayas a su casa o vayan a la tuya, y si de pronto cambias de opinión no dejes que te presione, no importa que ya estén en el hotel, NO es NO.

También existen apps especificas para la comunidad LGBT (aunque en Bumble y Tinder puedes especificar si quieres conocer solo hombres o mujeres o ambos), que supongo son más especificas, prometo que buscaré a alguien que las hayas utilizado para hacer la reseña.

No me queda más que desearte suerte si vas a descargar alguna de estas apps y si tienes alguna historia de éxito, cuéntanos es las redes sociales con el #Sex&CDMXRunwayMx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s