Mexican & proud

Mujeres que inspiran: Cecilia Montelongo, aprendiendo de la pérdida

Por: Karla Rojas / Fotografía: Cortesía Cecilia Montelongo

Cecilia es una mujer de 47 años cuya vida, como la de muchas mujeres, no ha sido fácil. Hija de padres separados, enfrentó la muerte de su madre siendo muy joven. Se vio de pronto como responsable de su propia familia —dos hijos pequeños— y su hermano menor. Años después nacería su tercer hijo Diego, que murió cuando tenía 9 años por un tumor cerebral inoperable. La estancia de Diego en el Instituto Nacional de Pediatría la puso en contacto directo con gente que, como ella, enfrentaba la pérdida de un hijo y en el mejor de los casos una enfermedad crónica o alguna discapacidad. Lejos de dejarse derrotar por el dolor y la rabia, ella decidió darle un sentido a la muerte de su hijo y empezó su formación como tanatóloga. Actualmente continúa preparándose para brindar un mejor servicio a sus pacientes. Pese a sus pérdidas y la situación de maltrato por su entonces esposo, Cecilia se rehusó a ser víctima, decidió tomar esa crisis y transformarla en una oportunidad de crecimiento que sigue dando frutos. Agradezco que haya accedido a compartir algo tan personal.

¿A quién va dirigida la terapia proporcionas?

A cualquier persona que está pasando por una situación de duelo por una pérdida (de la salud, de algún ser querido,  por divorcio o separación).

¿Qué es lo más importante en el acompañamiento de un paciente en duelo?

Escuchar sin juzgar. Se trata de ir de la mano del paciente y caminar juntos por el periodo de dolor y sufrimiento que implica el proceso de duelo. Muchos pacientes —y me incluyo— cuando sufrimos la muerte de un ser querido u otra pérdida sólo queremos ser escuchados. Un tanatólogo escucha y acompaña, sólo eso.

¿Cuál ha sido tu mayor aprendizaje en este proceso de formación como terapeuta y acompañante?

Descubrir que en realidad somos ángeles y demonios al mismo tiempo. He aprendido a vivir esa dualidad, vivir intensamente cada día, cada emoción y saber que somos efímeros, que no hay un “para siempre” y que no estamos preparados para enfrentar la muerte o pérdida de alguien… ni nuestra propia muerte. También he aprendido a desaprender. Cada paciente que ha llegado a mi indudablemente es un maestro de vida, son espejos de algo que aún no he trabajado, cada uno me ha enseñado esa fortaleza que no imaginamos tener hasta que tocamos fondo y descubrimos cuán fuertes y resilientes somos. Con mis pacientes niños he aprendido, entre muchas cosas, que nada es personal.

¿Qué le recomiendas a quienes se encuentran en duelo y a quienes los rodean?

Cada duelo es diferente, cada persona vive la pérdida de manera muy personal, sería difícil decirle a  alguien cómo sobrellevar su duelo. En lo personal me sirvió mucho que alguien me escuchara. Pero si después de dos o tres años la persona sigue sufriendo tanto como al principio, se dice que es un duelo patológico y entonces se recomienda ayuda profesional, casi siempre psiquiátrica.

Si estás pasando por algo similar y deseas contactar a Cecilia, puedes hacerlo en este teléfono 5541786523. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: