¡Hola hermosa! o ¿cómo perder tu identidad en 10 días?

Por: Runway México

Imagen: Pinterest

No pude evitar preguntarme: ¿Es el amor una ficción inalcanzable en tiempos donde todos postean vidas perfectas en redes sociales? ¿Qué está pasando? ¿La comunicación ha cambiado tanto que las personas ya no se relacionan cara a cara? ¿Por qué confiar en completos desconocidos cuyas fotos viste en la pantalla de tu celular? ¿Cuándo olvidamos lo peligroso que es hablar con extraños? Si quisiera hablar con mi teléfono todo el día tengo a Siri ¿No?

El tema de las date-apps no sólo me era desconocido si no que me daba pánico y tenía la peor opinión al respecto, por lo tanto un día me di a la tarea de instalar absolutamente todas y cada una de las apps que encontré y establecí un límite de 10 días para utilizarlas, conocerlas y poder emitir una opinión informada.

El primer día me pareció divertido y comencé a entender porque las personas se la pasan pegadas al celular, es indudable que ver gente bonita es algo que entretiene, entre eso y entender como funcionaban se me fueron 2 días. Empecé a acumular conexiones con quienes me gustaban, no estaba muy segura de cual era el siguiente paso pero de una u otra manera empecé a platicar con varios y la realidad confirmó la expectativa, prácticamente no encontré a nadie interesante; de 500 o más conexiones, solo intercambié mensajes con alrededor de 200, de esos continúe platicando con 8 aproximadamente y al final sobrevivió 1 entre todos.

Los últimos días ya no podía más y me vi tentada a desinstalarlas antes del tiempo acordado, estaba fastidiada de los ¡Hola hermosa! ¿Y qué buscas? etc. Entiendo que el medio ha facilitado las one night stands, y que de hecho hay algunas que fueron creadas per se para eso, pero cuando no estás interesado se vuelve muy pesado. Para los últimos 2 días ya contestaba feo, era grosera y a veces ni siquiera respondía, me cansé…pero ¿De qué?

Podría decirse que me cansé de estar sumergida en algo tan surreal, en un mundo de personalidades prefabricadas y frases ya hechas y repetitivas. Era tan fácil interactuar, todos estaban en la mejor disposición mientras no implicara un verdadero esfuerzo, podías decir las cosas más cliché y ellos pretendían que les interesaba para al final preguntar si te acostarías con ellos y aún cuando no tengo nada en contra el sexo sin compromiso todo el tiempo pensaba que el sexo con desconocidos es arriesgado a muchos niveles, nunca sabes cuando estás siendo víctima de un catfish o peor.

Me causa una disonancia cognitiva tremenda el ver que las personas con las que piensas compartir desde tu cuerpo hasta algo más se vuelven desechables, que las conexiones significativas empiezan a ser más y más escasas, me preocupa como estás dispuesto a encontrarte con alguien que jamás has visto en la vida, de quien no sabes nada.

Y lo peor vino después, las opiniones de personas cercanas donde todo se reduce a que tienes que ser accesible pues gracias a las date-apps tienes más competencia y por lo tanto ya tienes que dar todo fácil y rápido o se van con otra y yo ¡¡¡¿¿¿Quééééé???!!! Me pareció lo más triste en la vida. Es muy fácil enredarte con quien te habla bonito y parece tener mucho en común contigo, olvidar quien eres, perder tu identidad está a la orden del día cuando deseas ser aceptado a cualquier precio y eso, eso siempre es peligroso.

Durante la experiencia concluí que el 99.9% de las personas que utilizan las date-apps están llenas de miedos, de falsas expectativas, aún tienen heridas de relaciones anteriores, algunos no tienen habilidades de socialización, hay individuos que se perdieron en el camino y prefieren utilizar lo superficial para la autosatisfacción olvidándose de demás y terminan más vacíos que al principio, porque el ser usado y desechado al final es difícil de asimilar, somos seres emotivos y ese simple hecho dificulta las cosas. Me parece que las apps en lugar de servir para conocer gente, sirven para perderte más en tu propia insatisfacción y soledad, ya sea por miedo, por dolor, por enojo, por falta de autonocimiento e incluso de amor propio, el cual buscas a través de la aceptación externa y crees que entre más conexiones tengas, más atractivo eres, más interesante, más aceptable, etc. Creo que la peor parte es el auto engaño, donde todos dicen estar usándolas por no tener tiempo de conocer gente, para ampliar su círculo social, por ver que está pasando, etc., pero es difícil que alguien admita incluso para sí mismo la verdadera razón por la cual las utiliza y mientras no estemos dispuestos a ser honestos con nosotros mismos no podemos madurar ni hacer mejoras personales.

Considero que la evolución de la sociedad ha sido tan inmediata que aún no hemos encontrado la forma de interactuar de manera efectiva con las innovaciones tecnológicas, que el egoísmo, el orgullo y el narcisismo nos han hecho creernos superiores, mejores, únicos y cuando te encuentras con el hecho de que siempre hay personas arriba de ti, te frustras y buscas autosatisfacción inmediata, en este caso, el sexo express a través de las date-apps. Ya no queremos invertir tiempo, esfuerzo, emoción en construir algo con otra persona, sólo nos interesamos en nosotros mismos y nuestro hedonismo, lo cual cada día nos tiene más solos, ya ni siquiera nos interesa salir a un café, una librería o un bar para conocer gente, queremos hacerlo todo desde una app “sex to-go” y así sólo nos encontramos de cara con nuestras propias inseguridades e insatisfacciones, las cuales crecen con cada intento fallido, que es lo más común en estos medios.

En conclusión, cuando se trata de relaciones de cualquier tipo como bien escribió la guionista y cineasta Issa López para la película Ladie’s night: “…No hay momentos perfectos, se hacen, te lanzas o no, das el salto o te quedas fuera mirando el tunel y preguntándote ¿Cómo carajos hubiera sido conocer el país de las maravillas?” Solo hay que tener cuidado física y virtualmente, no hay que olvidar quienes somos, que queremos y que aceptamos, pero sobre todo no olvidemos que cuando utilizamos un medio tan impersonal como internet para conocer gente hay que mantenernos atentos a cualquier foco rojo que te cause la persona que está al otro lado de la pantalla de tu celular. Pon atención y no pongas en riesgo tu integridad física y emocional por más guapo o guapa que te parezca esa persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s